lunes, 19 de noviembre de 2012

Alone.

Sola. Sola en el mundo. Sin nadie que me moleste. Sin nadie a quien odiar. Sin nadie que me haga la vida imposible. Sin pensar en corazones rotos.

Por todas esas heridas que parecen haber sido cerradas hace mucho tiempo. Que cuando quieres recordar esos tiempos, al echar la mirada atrás te parece que todo pasó casi en otra vida. Pero esa vida, aunque no te lo creas fue la misma en la que estás ahora. La misma en la que gritas, ríes y saltas. En esa misma vida, meses antes, llorabas y recogías los pedazos de tu corazón. A veces, las heridas se vuelven a abrir. Tal vez no dejen caer la sangre como entonces, tal vez la herida no esté tal y como la dejaste, pero todo el mundo sabe que la cicatriz está ahí.
Una cicatriz de amor, de desamor o de soledad.
¿Por qué? ¿Por qué no habrá príncipes azules en la vida real? ¿Por qué todos saldrán sapos? ¿Por qué es tan fácil enamorarse? ¿Y por qué a veces te sientes rara? Rara porque eres diferente, porque no encajas, porque ya no eres como antes, porque no tienes a una personita especial que te alegre el día.
Porque a veces, la sonrisa que actúa como tirita se cae. Incluso sin saber por qué. Tu ánimo cae y baja sin parar. Echas la culpa a quien no la tiene, a amigas que de verdad te quieren y siempre están ahí. Las que te dieron un pañuelo en el que guardar unos pedacitos rojos que habían decidido huir para quedarse con otra persona. Aunque esta persona les hiciera daño.
Porque, cuando te rompen el corazón una y otra vez, sin darse cuenta y sin piedad, cuando las cosas no vuelven a la normalidad, cuando pasa de ser un amor en los pasillos...Puedes olvidar perfectamente a la persona, y odiarla por lo que te hizo. Pero la cicatriz seguirá ahí. Y habrá días que, por una persona u otra, esté más frágil y delicada que aquellos días en los que saltabas y hacías locuras.



Por todos esos momentos, en los que solo necesitas un abrazo sentido. Tal vez desde hace meses, sin que nadie se de cuenta.

1 comentario:

  1. Tienes mucha razón, hay días en los que te sientes sola, desanimada y no sabes porque, entonces le echas la culpa ah alguien que quieres... me has echo sentir mal (sin ofender), por que siento que le hice eso a una amiga... y si lo pienso bien no es por eso que estoy mal, gracias por ayudarme, aunque no te hayas dado cuenta... me has ayudad mucho :) ! amo este blog !!!!

    ResponderEliminar

¿Nos dedicas unos segunditos de tu vida?