viernes, 23 de noviembre de 2012

Mis lagrimas desordenadas

Lágrimas. Agua salada que cae de mis ojos, de los tuyos...No hay nadie que no llore nunca. Hay gente que no quiere hacerlo delante de personas, gente a la que le da igual y gente...que bueno, que acaba llorando aún sin querer.
Claro que en el mundo hay pequeñas cosas que adoro, alguna serie tonta, uno de esos amigos que te hacen reír hasta cuando te "enfadas" con ellos, la música que escucho en los 40 casi todos los días, escribir, recibir mensajes, despertarme y ver que aún puedo dormir un rato...
Muchas cosas que de vez en cuando se ven contrarestadas de repente por una montaña de cosas malas. Momentos en los que necesitas plantar un jardín de la alegría para hacer más divertidos los días.

Porque siempre hay gente a la que le quieres decir que que no, que no pienses que estás loca por vivir a tu manera.
Porque siempre estará la persona que se fije en el físico, la persona que te considere una pringada por tener dos dedos de frente, la persona que no entenderá tu sentido del humor o la persona que criticará tu manera de ser, de ver las cosas.
¿Por qué? Porque, lo creais o no, si mi corazón aún no se viste solo es porque no ha encontrado a su medio limón (que no naranja, no, ahora que por ser así ya no puedo perder nada LIMÓN y punto)
Pero, lo peor de todo es cuando tus lágrimas no son simple agüilla que se desliza por tu mejilla, lo malo es cuando no es pena, ni rabia, si no que es decepción. Cuando te falla quien creías que no te fallaría nunca. Cuando te das cuenta de que, aunque quieres, no sabes si aguantarás así mucho más. No sabes si aguantarás mucho, o poco...cuando no tienes ni idea. Ni idea de nada.
Cuando tus lágrimas ya están desordenadas y sin posible arreglo. Cuando quieres luchar contra los asaltos que manda la vida, pero no puedes.

Cuando solo quieres una mano amiga. Que te digan que todo sigue como antes. Que nada va a cambiar aunque las cosas en general, te vayan mal. Que aunque te encuentres mal o no sepas que hacer, habrá alguien que te defienda, ante las injusticias o cuando tú no puedes. Alguien que te diga que cómo se iba a enfadar contigo, si eres la mejor amiga del mundo, alguien que te mande e-mails contándote por qué eres única y te haga llorar frente a la pantalla, alguien con quien charlar hora y algo casi todo el verano y fines de semana por el MSN intercambiando opiniones, alguien que te de la mano cuando no sepa qué hacer :(
Y al final, creo que voy a tener que hacer lo que leí una vez:
 No sé como acabará nada...

Texto en verde: Lágrimas desordenadas, Melendi.
Texto en naranja y morado: Topi




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Nos dedicas unos segunditos de tu vida?