domingo, 16 de diciembre de 2012

A veces me pregunto...

A veces me pregunto si la rara soy yo. Si en vez de ser una romántica empedernida soy una tonta sin remedio. Si ahora lo que se lleva es salir por ahí e ir a la discoteca a concer chicos en lugar de esperar a encontrar uno con cerebro, que no sea cuestión de un lío de una noche. Y entonces me doy cuenta de que todas estas preguntas son estúpidas ya que yo estoy bien así. Y también es entonces cuando descubres que la gente solo sabe ir de farol y las fotos de chicos guapos las buscan por Internet. Ellas pensarán que soy tonta por creerlas. Yo pensaré que ellas son lo siguiente por pensar que en algún momento las creí.

✖This is my oath to you✖A veces me pregunto cuantas veces habrán dudado de mi capacidad. Pero luego caigo en que me da igual, en que es peor su parte, ya que no se dan cuenta pero siempre pierden. Me subestiman y luego se llevan una sorpresa. Y todo porque no conocen el infinito de un corazón si no el infinito de su malgastada imaginación.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Nos dedicas unos segunditos de tu vida?