lunes, 3 de diciembre de 2012

Cenicienta

 
No sé qué especie de pasión siento por aquel cuento infantil que me hizo soñar como ningún otro. Uno sobre una chica trabajadora y normal que acaba enamorándose de un príncipe. Con sus dificultades, pero al final todos los sueños acaban siendo cumplidos.


(1) Ane-Marie Herceg
¿Por qué el amor vuelve loca a la gente?
Esa sensación que sentimos en el corazón cuando vemos cualquier peli o serie romanticona. Cuando acabamos llorando en un libro sobre amores imposibles y besos en la oscuridad. Esas ganas de vivir lo mismo. A pesar de las preocupaciones, de los problemas, que es lo que hace que todas esas cosas nos encanten, que nos volvamos locas por ellas. Las ganas de comprobar a qué sabe un beso robado, qué se siente cuando te dan un abrazo esperado, como mojan unas lágrimas de desamor. Esas ganas de llegar a un sitio y saber que te vas a encontrar con una persona especial, con uno que te encante..con la persona que te hace sentir una princesa. Una princesa con una falda azul, larga, corta, bonita o fea... Un príncipe del siglo 21 que aún así te lleve flores por sorpresa, que recorra el mundo buscando tan solo una parte de ti, un pie, una mano, una sonrisa. Uno que haga que me desmaye con una mirada. Uno con el que pueda ser lo que yo quiera. Dejar de ser la chica de la segunda fila y pasar a ser Topi, la chica de aquel instituto, esa persona que da la casualidad, tiene corazón. Uno que si pierde su oportunidad venga a mi cuarto y susurre a mi cuerpo supuestamente dormido palabras de amor que se graben en la memoria y me hagan compartir mis lágrimas silenciosas con la almohada.
No necesito ser una princesa, ni que él sea un príncipe. Puede ser un poco torpe, pero arreglar las caídas con un beso, nos pueden pillar en ese beso, pero reírnos de las experiencias como nunca, nos podemos reír y que nos tomen por locos, pero ser felices.
Yo no quiero ser princesa, él no tiene que ser príncipe. ¿Amor imposible? Dejaré que mi falda gris y no azul lo determine.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Nos dedicas unos segunditos de tu vida?