miércoles, 26 de diciembre de 2012

Cumpleaños

Hoy me he parado a pensar en una cosa. Una cosa que todos queremos y apreciamos. Cumpleaños.
Hoy, por ejemplo, es el cumpleaños de Marina, una bloggera pincha aquí para ver su blog, que a sus (ahora) 14 años, ha publicado un libro (Dana) Eso sí, lo publicó cuando tenía 13.

Cumpleaños. Números que te indican el tiempo que has vivido. Los años, los días, las horas, los minutos, si te paras a contar. Y luego están los recuerdos. De los cumpleaños o de los días normales. Dicen que la madurez se va alcanzando y obteniendo con la edad. Pero uno, dos números, no te hacen cambiar la persona.
outfits | Tumblr
HE CAMBIADO
Hace poco fue mi cumpleaños. No fue hace mucho, no me ha dado tiempo a cambiar, pero por todo lo que me pasaba me sentía más mayor cuando aún no había cumplido este año. Pero, quiera o no, estos dos nuevos números están en mi vida. En mi día a día y en mis decisiones. No creo que se madure por cumplir años, más bien, aprendes en las situaciones que te pasan a lo largo de tu vida. Con 7, 9, 12,30 años...Los que sean.
A día de hoy me considero una persona normal. Tímida, inteligente suena poco modesto, pero tampoco soy tonta xD, también creo que tengo algo de sentido común y por qué no decirlo, en comparación con otras personas, me considero algo madura.
Los cumpleaños son como una manera de empezar una vida nueva a partir de la cual todo lo anterior queda borrado y el objetivo es lograr todo lo que te propones en 365 días. Parecen muchos, pero en realidad, no son tantos. Cuando me paro a mirar atrás, me doy cuenta de que en un año he cambiado mucho. No sé por qué, no sé si para bien o para mal, pero he cambiado.
En mi último año (empezando desde mi anterior cumpleaños)...:
- Él llenaba mi día en invierno.
- Empecé en Blogger (no con este blog) en primavera.
- Festejé mi primer año con mis amigas en invierno.
- Me reencontré y di segundas oportunidades a personas fantásticas en verano.
- Sentí de nuevo amor en verano.
- Viví durante dos días una historia de amor imposible y a distancia en otoño.
- Empecé a comprarme pintaúñas y a preocuparme más por mi aspecto en verano.
- Lloré, lloré mucho en primavera.
Y bueno, supongo que mil cosas más, pero ahora, dos nuevos números me han cambiado. En realidad, no sé si han sido los números o el qué pero...
- No estoy enamorada. Escribo al amor sin que palpite por nadie mi corazón...
- Tengo este nuevo blog y escribo en el casi siempre.
- Voy camino de mi segundo año con mis amigas, pero TODAS somos diferentes, sin excepción. Y ahora es un grupo de otras 4. (Bienvenida)
- No puede pasar una semana sin hablar con mis amigas de verano.
- Ya no siento nada.
- Ya no sé nada de él.
- Tengo más pintaúñas y cosas :)
- Río hasta atragantarme.
Si os fijáis, cada guión corresponde al de arriba.

Y bueno, aunque aquí no se aprecie bien, he cambiado. Pero ahora puedo mirarme al espejo y pensar bien de mí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Nos dedicas unos segunditos de tu vida?