sábado, 1 de diciembre de 2012

De el, y de aquel

De él, sus ojos, de aquel, su sonrisa, de él, sus besos, de aquel, sus chistes. De él, su rostro, de aquel su físico, de él, su inteligencia, de aquel su valentía. De él, su personalidad, de aquel su espontaneidad, de él sus sueños, de aquel su madurez. De él, su amor, de aquel, su amistad, de él su carisma, de aquel, sus rarezas. De él, sus locuras, de aquel sus sorpresas, de él, su "Buenos días princesa", de aquel, su "Buenas noches, reina". De él su tacto, de aquel, sus meteduras de pata, de él, los buenos ratos compartidos, de aquel, el hecho de que sea imposible. De él, su carita de cordero degollado, de aquel, su melena, de él su manera de reír, de aquel, su manera de moverse. De él, su reloj, de aquel, sus pequitas, de él, vuestras peleas, de aquel, vuestras pequeñas conversaciones.




Si tienes dos amores quedate con el segundo, porque si de verdad quisieras al primero, no habrías dejado al otro entrar en tu vida.
















    

2 comentarios:

  1. JAJA buen consejo pero sigo indecisa :S

    ResponderEliminar
  2. Awww, una de mis mejores amigas siempre me decía esa frase!
    Me has hecho recordar nuestras ``Pijama partys´´ de mejores amigas.
    Ella siempre me decía esa frase :)
    Gracias ! me encanto lo que escribiste, y por cierto es verdad!

    ResponderEliminar

¿Nos dedicas unos segunditos de tu vida?