miércoles, 26 de diciembre de 2012

Mi 2012

El año empezó en una cena con la familia, como cada Nochevieja. Con copas chocando, aunque la mía solo tenía zumo de naranja y con deseos de buen año y salud.Pedí un deseo, como suelo hacer. No estoy segura de que fuera el que creo, pero si de verdad fue ese, comprendo que este año me haya ido a veces tan mal.
Fireworks
Luego llegaba una de las cosas más difíciles de empezar un nuevo año, acostumbrarme a poner que era el año 2012 y no el 2011 que ahora me parece tan extremadamente lejano.
Ese día, 1 de enero ya se empezaban a llenar las bandejas de entrada de las cuentas de correo electrónico con mensajes en muchos casos falsos de "Feliz Año Nuevo" o "Os echo de menos, clase". En ese momento no, pero ahora, habría soltado alguna palabra mal sonante de manera que solo la oyera mi ordenador para después no contestar o, como habían hecho ellos, mentir y ponerles un "Igualmente" o un "Estoy deseando veros" Al menos sé que en el 2013 no pasará eso. Ahora no se usa ni la mentira...
Luego, antes de lo que pensábamos, llegó el verano, habían pasado muchas cosas, pero en mi mundo/nuestro mundo, todo seguía bastante normal. Por fin, ese largo año acabó y en seguida llegaron las vacaciones, los reencuentros y el calor insoportable de todos los años. Eso, y algún amor inesperado.
You're The Reason For My Smile.
Demasiado pronto también, a pesar de mis súplicas llegó septiembre y un nuevo curso comenzó. El primer día todo para mí era o blanco o negro, genial o horrible, pero al final resultó bien y me convencí de que era un buen curso.

Cheer❤
A lo largo de este primer trimestre ha habido unas cuantas cosas, un amor, 2 pequeñas grandes cosas que no tienen nada que ver, una nueva amiga, tres injusticias, una resignación, una aceptación y una...lo otro sigue siendo una injusticia. Un cumpleaños, una sorpresa, al rededor de 100 atragantos al beber agua y reirme a la vez, unas 1000 entradas leídas de blogs increíbles, 1 reencuentro, unas cuantas peleas y unas cuantas +1 reconciliaciones.
De hecho aún no ha acabado el año, pero ya tengo demasiadas emociones que muchas personas no llegarán a entender. Ahora solo quiero descansar, comer (mucho, lo normal en Navidad), suplicar que no vuelva el instituto, seguir en contacto con ellas, que aparezca mi príncipe nevado y...Ah, sí, ver nevar.
Let
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Nos dedicas unos segunditos de tu vida?