martes, 1 de enero de 2013

Luz y oscuridad

Lovely picturesDos polos opuestos que no sé si se repelen o se atren. Dos cosas completamente diferentes. El día y la noche. El Sol y la Luna. Dos maneras de vivir. Claro que no hay nadie que viva durante todas las horas y los días de su vida alumbrado por una luz radiante y cegadora, como tampoco hay nadie que viva bajo una sombra oscura proyectada en la pared de su cuarto. Nadie es completamente radical en eso, e incluso puede cambiar. Pero siempre empezará, inconscientemente con algo. El caso es, ¿con qué? Hasta en libros infantiles/juveniles se han introducido estos dos mundos tan diferentes a primera vista. La gente vivía mezclada, como todo ying tiene su yang. Como para una alegría muy intensa ha tenido que haber penas.

Yo creo que la gente llamaría luz a la gente que siempre está feliz, que va con una sonrisa por delante y vive la vida como si fuera una fiesta que nunca tiene fin. ¿Enamorarse? Mucho y sin miedo. Adicta a los besos y a reír y vivir como si no hubiera un mañana. Con una vena divertida que cuando se activa no puede pasar. Enfados fuertes, igual que las risas. Claro que la luz también podría ser el colmo de la dulzura y el romanticismo, la persona que da luz a tu vida y sonríe tímidamente detrás de una bufanda rosa de invierno.
Por otro lado estaría la oscuridad. Ojos con luz oscura, aunque no necesariamente oscuros de color. Azules, verdes, color miel, todos pueden caer. Mirada triste, profunda y perdida. Se ve el sentido trágico, pesimista y realista de la vida. Un no va por delante del sí que otorga un pase VIP a tu corazón. Personas fuertes y desconfiadas, que en el fondo son dulzura e inteligencia, todo en uno.

Ni la luz es demasiado buena, ni demasiado alocada. Ni la oscuridad es demasiado triste o demasiado favorable según este punto de vista que no he sabido explicar bien. Cada uno tiene el suyo. Me leí Fairy Oak cuando era más pequeña y me dieron una idea. Ahora tengo otra que si me paro a pensar, se basa casi en lo mismo.

Sentimientos, personalidad y corazón. No lo eliges, pero tal vez incluso lo puedas cambiar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Nos dedicas unos segunditos de tu vida?