martes, 1 de enero de 2013

Noches en vela

Noches en las que el sueño no acude a tu persona y te tumbas en la cama, boca arriba y con las manos enlazadas sobre el abdomen. Así colocada te paras a pensar en todo tipo de cosas.
Lees, pones la televisión o te tomas una taza de leche, todo esto intentando no despertar a los demás ocupantes de la casa. Y así, con cada pequeño movimiento que haces piensas más profundamente.
Y entonces ocurre, oyes pasos por detrás de ti, pasos igual de cansados que los tuyos al andar pesadamente sin poder conciliar el sueño. Te giras y ves ante ti la figura perfecta de ese chico. Y en ese momento recuerdas que estás en la casa de tu amiga y ese es su hermano tan solo un año mayor que vosotras que ocupa tu mente.
Él también te ve, pues ya está a pocos pasos de ti y te empieza a hablar como nunca antes. Es plena noche y solo está encendida la luz pequeña, así que no podrías dar fe de ello, pero dirías que te está hablando con la mano en el corazón. Así pasan quien sabe cuantos minutos hasta que en el momento más inesperado te dice adiós y te desea las buenas noches, al menos para lo que queda de noche.
Te quedas ahí sentada, con la mano aún en tu taza de leche. Y tus pensamientos vuelven a dispararse de manera increíble. Piensas en como sería el mundo si todo el mundo hablase con la mano en el corazón. Si todo el mundo te dijera lo que de verdad piensa. Si todo el mundo te dijera que te quiere, o que no, pero que te lo dijese de verdad, con la mano en el corazón.
Entonces, volverás a la realidad y te beberás rápidamente lo que queda de leche. Irás a la habitación que compartes con tu amiga y despertarás un nuevo día.
Entrarás con tu amiga a la cocina y sonreirás al recordar todo lo que viviste allí y tus pensamientos sobre frases con la mano en el corazón. Verás al hermano de tu amiga, que hace como si no hubiera pasado nada y no sabes si contenta o triste, pensarás que tal vez solo fueran pensamientos de uma noche en vela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Nos dedicas unos segunditos de tu vida?