viernes, 1 de febrero de 2013

Aunque te queda mucho por vivir...

Miro tu cara redondita y sonriente. Ya no es la misma. Ya no es la misma cara que vi el septiembre de hace años, esperando frente a una puerta cerrada.
Ahora has crecido, tus ojos resaltan en tu cara morena a pesar del invierno y el pelo te cae por los hombros, a diferencia de la primera vez que te vi.
TumblrMe guste o no, has crecido, y una vela más se ha instalado en tu tarta de cumpleaños.
Tal vez todo es porque me veo reflejada en ti, que ahora estás viviendo lo que yo viví. Al fin y al cabo, no soy tan complicada y las emociones son las mismas en el duro camino que es crecer, cambiar, madurar...
Quien sabe si llegará un día en el que te intente proteger de algo que yo ya descubrí que no es bueno. Quien sabe, si, sin embargo, te tendré que dejar caer unos metros para que lo descubras tú misma. En cierto modo, tú también me proteges a mí. Eres mi conexión con la alegría y los deseos de la infancia y uno de mis motivos para sonreír. Eres la persona que me muestra el lado bueno de las cosas y las soluciones fáciles, siempre con una sonrisa en la cara.
Creces, pero aún te queda mucho por vivir. Sonreirás, tropezarás, pero sobre todo, sé que volverás a sonreír.

1 comentario:

  1. Sí, todo el mundo crece y nos duele saber que se harán daño.
    Pero es así.
    Me encanta la entrada, es asdhjkadjk.
    Besos, Amanda.

    ResponderEliminar

¿Nos dedicas unos segunditos de tu vida?