domingo, 24 de febrero de 2013

La noria de nuestra vida

La vida es como una noria llena de gente. Con subidas y bajadas, se va llenando de gente nueva poco a poco. Pero para que se llene de nuevo, otros tienen que bajar.
Alívio ImediatoEso es lo que veo ahora mismo, rodeada de parte de la gente que conozco de toda la vida. Una noria se mueve ante nosotros, aunque no estamos seguros de si es real o imaginaria. De ponto, en el momento más inesperado, nuestra noria se para. Desde la lejanía en la que estamos sumidos, vemos bajarse a aquel chico del que pocos tenemos un recuerdo claro, a aquel otro chico al que le cambiábamos el apellido con el fin de hacer una broma, a la chica de la voz tan dulce, a la chica puede que un poco regordeta que siempre compartía sus muñecas y cuerdas para saltar, al chico del pelo del color de la paja que nos abandonó tan repentinamente y, finalmente, a la chica tímida que no tenía mucha popularidad en clase.
Entonces, nos damos cuenta de que esas solo son un mínimo porcentaje del gran número de personas que han acabado saliendo de nuestras vidas con o sin motivo.
Todos empezamos a llorar mirándonos fijamente como nunca nos hemos mirado. Nos damos cuenta de que hemos crecido juntos y de que nos hemos ido separando poco a poco, cada uno ha ido escogiendo un camino diferente para enfocar su vida y muchos podríamos decir que casi nos hemos olvidado de como suena la voz de la persona que tenemos delante.
En nuestras mentes, sin hablar casi nadie, nos preguntamos quien será el siguiente, quien bajará de la noria de nuestra vida conjunta para irse y puede que no volver. Lloramos de nuevo, esta vez en silencio y sin tantos aspavientos como la primera vez, cuando nos damos cuenta de que probablemente, la persona a la que le tocara abandonar estaría saliendo de la noria antes de que nos diésemos cuenta, antes de que pudiésemos hablar de eso o de cualquier otra cosa, antes de confesarle lo que siempre le quisimos confesar.
Nos miramos de reojo, sospechando de todo el mundo por la tensión y el dolor que se habían adueñado de pronto de nuestros cuerpos. Nadie sabe si será el chico alto del pelo oscuro, la chica baja y rubia, la alta y morena, la mediana y castaña clara, las hermanas tan parecidas y a la vez tan diferentes, el chico bajo que tanto ve la tele o el que tanto disfruta jugando al fútbol. Nadie sabe quién se irá, nadie sabe quién ocupará su lugar... Pero todos sabemos que alguien desaparecerá de la noria.

Atte:


4 comentarios:

  1. No quiero que pienses que me olvido de ti.

    Te quiero Topi, no lo dudes nunca :)

    ResponderEliminar
  2. Bellísimo :)
    Ahhh, es tan bueno y tan cierto, te da mucho que pensar...

    ResponderEliminar
  3. :´) que bonito, es tan cierto...

    ResponderEliminar

¿Nos dedicas unos segunditos de tu vida?