domingo, 10 de febrero de 2013

San Valentín

Hoy siento el mundo nublado. Tal vez por eso veo todo tan negativo. Aunque tampoco es negatividad, es resignación. No quiero hacer algo útil, no quiero que mañana sea lunes. No quiero nada que se salga del móvil, la fotografía, el ordenador, escribir, leer, escuchar música, tal vez comer, y dormir.
.@somerhalder_ian (Ian Somerhalder) 's Instagram photos | Webstagram - the best Instagram viewer
Me gustaría ser la actriz de mi propia película
Además, mañana puede ser lunes, pero el jueves para muchos no será un simple jueves, será San Valentín, el día del amor, para algunos de la amistad, para otros el de los enamorados. Sinceramente, siempre he creído en este día. En que el amor está en el aire y lo imposible se hace posible. Pero este año todo es diferente. Tal vez haya crecido, y crecer es un asco porque te das cuenta de que nada es verdaderamente real pero de momento y para mí, los para siempre nunca se cumplen. La gente suele hablar de ellos para aferrarse a un clavo, quien sabe si ardiendo situado a miles de kilómetros de distancia. Pero el siempre, el verdadero para siempre, debería incluir la rutina, el día a día. Por eso, aunque el 14 de febrero se descubra algún amor, luego tendrá que sobrevivir. Porque a ver, ¿qué San Valentín ni qué tonterías? Quien me quiera, me tiene que querer todos los días del año. Otra cosa es que la persona en cuestión me lo diga. Que se arriesgue a estar con una chica tan impopular y alérgica a todo lo que lo es. Tan poco importante para el mundo que es el instituto. Pero que algún día sonreirá al mundo, con esa u otra persona al lado. Tras haber conocido a todo el que quiso conocer. Habiendo trabajado, habiendo aportado sacrificio, pero también habiendo arrancado sonrisas. Con un blog, con simples palabras habladas, con las notas de alguna melodía o con su risa poco contagiosa.
Ese día, igual que dijo la niñera más mágica del mundo y el cine, mi trabajo habrá terminado. Y me verán, como el disco de La Oreja de Van Gogh, Guapa. Me esforzaré en que, como canta David Otero, a la gente se le pasen las horas y salga el Sol en sus vidas, como algún día, nublado o no, salió en la mía.

1 comentario:

  1. nos encanta tu blog, te seguimos, un beso<3
    http://adolescenteconhormonasdesenfrenadas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

¿Nos dedicas unos segunditos de tu vida?