lunes, 22 de abril de 2013

En este momento habrá gente saltando por una ventana, pero tú estás aquí

Ese incómodo e inevitabe momento de la vida en el que te paras a pensar. Te sientas en una silla o en el sofá verde que siempre te acompaña en tus lecturas y sientes como el mundo se para, como si de un autobús dando un frenazo se tratase. Ese momento en el que existe el ahora, el momento. Te das cuenta de que el pasado es eso, pasado, algo que no volverá y el futuro algo que aún tiene que decidir si quiere venir y cómo hacerlo.

Girl(:Te echas para atrás, un poco asustada por todo lo que vas a sentir ahora. Mil imágenes vividas entran en tu mente, haciendo incluso daño, otras en cambio te sacan una sonrisa y con suerte puede que hasta una carcajada. A continuación ves imágenes borrosas del futuro. Paras cuando vuelve el presente.

Piensas en todo lo que tienes. En esa pelea que has arreglado con tu amiga esa mañana, en que tu contraseña del e-mail sigue siendo la de hace un año cuando escribías en todas partes tu nombre junto al suyo, en el libro que te estás leyendo, en las ganas que tienes de comer algo, en lo afortunada que eres de tener un sofá, un móvil con tantas aplicaciones en realidad inservibles, una educación. No sabes si el futuro llegará. No sabes si el tren que cojerás mañana, la semana que viene o dentro de cincuenta años se incendiará sufriendo una avería o si morirás por causas naturales rodeada de nietos y gente que te quiere. Sabes que estás ahí. Que has hecho cosas buenas y malas. Y que vas a conseguir tu sueño por todas esas personas que se rindieron antes de tiempo, por todas esas que no pudieron.

Algunas personas en este mundo están saltando por ventanas ahora mismo. Tú estás sentada, feliz en la medida de lo posible. "Sí". Esa palabra se repite continuamente en tu mente. Vas a conseguir tus metas por esas personas que ya no están. Aunque no las conozcas. Porque todo es lejano hasta que de repente un día, tu amiga, esa tímida de la última fila no va a clase, tu vecino no contesta, ese peculiar chico no se reune contigo a la mitad del camino para ir juntos a casa. Entonces es cuando es cercano. Pero siempre debería serlo. Porque desgraciadamente, eso forma parte del triste "ahora".

3 comentarios:

  1. Jo, esta entrada es muuy profunda.
    Me ha encantado, sinceramente, creo que tienes mucha razón, hay que disfrutar de ahora porque puede que mañana nunca llegue.
    Besos, Amanda.

    ResponderEliminar
  2. Siempre me quedo sin palabras, vuestros textos son geniales... SIEMPRE!

    ResponderEliminar

¿Nos dedicas unos segunditos de tu vida?