lunes, 21 de octubre de 2013

Y qué tal

Y qué tal si nos besamos,
si alguna media Luna tumbamos. 
Quizá así hagamos una sonrisa,
de una mueca inexpresiva. 

Que si lloramos sea en nuestro adiós,
Untitled | via Tumblry que ese adiós no exista, amor. 
O mejor pensado, lloremos. 
Lloremos hasta dormir calmados entre el cuerpo ajeno. 

Vamos a querernos como los mayores, 
pero sin la monotonía en nuestras labores. 
Seamos rebeldes, siempre y cuando no olvidemos, 
que nos queremos. 

Que nuestra rebeldía sea no querer olvidar,
aunque ahora la gente olvide sin querer en realidad. 
Por qué no bailar en la tormenta, 
ya me canso de volver a casa cuando la lluvia quiere mojar.

Bésame en tu coche, en tu jardín, en un balcón, en tu cama, 
bésame por todo este tiempo que el destino solo quería jugar.
Jugar con nosotros como un niño jugaría sin parar
con el juguete que le acaban de regalar. 

Y ahora que tenemos amor, juguemos también. 
Llevémoslo al máximo sin preocuparnos de si está bien. 
Enreda tus piernas con las mías,
y dime que las estrellas me pertenecen aunque sea sólo palabrería.


5 comentarios:

  1. Preciosa entrada ¿La has escrito tú? ¡Me encanta!
    Ya te seguía, tu blog es precioso*.*
    Te espero por el mío:

    http://www.yourfavoritehistory.blogspot.com

    Un beso♥

    ResponderEliminar
  2. ¡hermoso! que bonito poema, tiene un ritmo muy bonito y un lenguaje muy fluido, además, que lindo todo lo que dice sobre el amor, ¡me gusto muchísimo! ojalá puedas pasar por mi blog, un beso.

    ResponderEliminar
  3. Oh, me ha encantado.
    Es decir, ¡cuanta razón tienes! El amor juvenil está para eso, para amarse como los "mayores" pero sin esa monotonía que lo acaba corrompiendo todo. Me ha llegado.
    Besos, Amanda.

    ResponderEliminar
  4. Que bonita entrada ye ha quedado Topi^^
    Es extraño, no me salen vuestras entradas cuando se publican.
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Este fondo no era antes más rosa? Quizás me equivoque.
    Supongo que cuando se pasa mucho tiempo con la misma rutina, el amor o magia como algunos dicen, desaparece. Supongo que la ventaja de ser jóvenes, es no tener una rutina.
    Se te quiere y esas cosas

    ResponderEliminar

¿Nos dedicas unos segunditos de tu vida?