domingo, 28 de abril de 2013

Morir, tal vez no esté tan lejos

El horizonte está oscuro, mis pensamientos flotan en el aire, puedo oír el silencio invadiendo el mar, toda la niebla se cierne sobre  mi cuerpo muerto en el que el amor ya no existe, creo que no oigo las pulsaciones de mi corazón, mis lágrimas se convierten en tinta negra que dejan un recorrido en la arena. Necesitaba cariño, lo perdí. La realidad me golpeó bien fuerte dejándome sin respiración, sin un recuerdo al que aferrarme, sin alguien a quien podía querer. La noche se había vuelto oscura, el día se había vuelto desgarrador, en aquel lugar sin sentido, todo parecía convertirse en motas de polvo, todo era gris. No podía abrir ningún camino, ya nada se observaba con claridad, la tumba estaba clavada allí, enterrada entre la hierba y descansando en el subsuelo. Con flores marchitadas, sin nadie llorando por mi cuerpo. La vida se había convertido en un secreto, mi secreto. Mi  muerte había sido un sueño en la oscuridad de la noche. Mis labios no volverán a rozar los tuyos, mis sonrisas ya no serán regaladas, porque mis ojos se cerraron dejando un largo rastro de misterios en tu vida. Dejándote con un corazón casi muerto, herido por todas sus esquinas. No me culpé, ni mis palabras recargadas de odio lo hicieron, ya no era hora de preocupaciones.
Mi alma vagaba por aquel cementerio, por la necrópolis de la ciudad, encerrado en mis pensamientos que quedaron vagando por el mundo, pero nunca morí sonriendo, tampoco llorando, mis ojos se quedaron en blanco y mi último pensamiento fue odio, injusticia, morí siendo un perdedor. Silencio.
La muerte se nos queda demasiado lejos, hasta que llega el momento y nos damos cuenta de que está más cerca de lo que creemos.
 

La primera bala


¿Qué quieres que diga?
Soy esa chica que puede ir fardando de ser fuerte, aunque por dentro sepa que no es así. 
Soy esa chica insegura y desconfiada, pero no fue mi culpa, es lo que la vida me ha enseñado a ser. 
Soy esa chica que en su cabeza bullen millones de dudas, pero nunca las comparte por miedo. ¿Miedo a qué? Simplemente, la palabra dice todo lo que rehuiría.
Soy esa chica que puede estar feliz por cualquier cosa, pero también lo suficientemente triste como para no estar el primero de los adjetivos.
Soy esa chica que pasa casi desapercibida en todas partes. 
Soy esa chica que se cree un gran muro, pero sabe que se derrumbaría a la primera bala. 
Soy todo eso, y no lo puedo evitar. Pero al menos ya no me juzgues por como me presento, sino por como soy.

lunes, 22 de abril de 2013

En este momento habrá gente saltando por una ventana, pero tú estás aquí

Ese incómodo e inevitabe momento de la vida en el que te paras a pensar. Te sientas en una silla o en el sofá verde que siempre te acompaña en tus lecturas y sientes como el mundo se para, como si de un autobús dando un frenazo se tratase. Ese momento en el que existe el ahora, el momento. Te das cuenta de que el pasado es eso, pasado, algo que no volverá y el futuro algo que aún tiene que decidir si quiere venir y cómo hacerlo.

Girl(:Te echas para atrás, un poco asustada por todo lo que vas a sentir ahora. Mil imágenes vividas entran en tu mente, haciendo incluso daño, otras en cambio te sacan una sonrisa y con suerte puede que hasta una carcajada. A continuación ves imágenes borrosas del futuro. Paras cuando vuelve el presente.

Piensas en todo lo que tienes. En esa pelea que has arreglado con tu amiga esa mañana, en que tu contraseña del e-mail sigue siendo la de hace un año cuando escribías en todas partes tu nombre junto al suyo, en el libro que te estás leyendo, en las ganas que tienes de comer algo, en lo afortunada que eres de tener un sofá, un móvil con tantas aplicaciones en realidad inservibles, una educación. No sabes si el futuro llegará. No sabes si el tren que cojerás mañana, la semana que viene o dentro de cincuenta años se incendiará sufriendo una avería o si morirás por causas naturales rodeada de nietos y gente que te quiere. Sabes que estás ahí. Que has hecho cosas buenas y malas. Y que vas a conseguir tu sueño por todas esas personas que se rindieron antes de tiempo, por todas esas que no pudieron.

Algunas personas en este mundo están saltando por ventanas ahora mismo. Tú estás sentada, feliz en la medida de lo posible. "Sí". Esa palabra se repite continuamente en tu mente. Vas a conseguir tus metas por esas personas que ya no están. Aunque no las conozcas. Porque todo es lejano hasta que de repente un día, tu amiga, esa tímida de la última fila no va a clase, tu vecino no contesta, ese peculiar chico no se reune contigo a la mitad del camino para ir juntos a casa. Entonces es cuando es cercano. Pero siempre debería serlo. Porque desgraciadamente, eso forma parte del triste "ahora".

sábado, 20 de abril de 2013

Ahora todo ha cambiado, es diferente, pero alguien nos regalara sentimientos, la luna.

Vestida de blanco, era la luna
Era por la noche, los búhos descansaban en las ramas de los árboles, el bosque tranquilo con su típico aroma a humedad. Escondida entre el follaje, apartando las ramas, estaba ella. Vestida de blanco, descalza, con un vestido ligero. Sonriendo para alguien, sonriendo para el mundo que se le había vuelto pequeño. Ya no veía a las personas conocidas, ya no sentía confianza con ninguna de ellas, todo se había vuelto oscuro. Jamás pensó que la vida pudiera cambiar. Había observado a cada una de aquellas miradas que paseaban por aquel bosque, había podido sentir el amor entre dos cuerpos, había visto sonreír a personas de cualquier lugar del mundo y nunca había visto lágrimas, pero ahora todo había cambiado. Cada lugar escondía secretos, decepciones, mentiras, ahora solo había personas luchando por sobrevivir. Jamás había notado un dolor tan intenso en el corazón de las personas, era un pozo de oscuridad pero ella estaba dispuesta a volver a recuperar su felicidad y la de todos. Tenía que seguir luchando, ella no podía derrumbarse viendo la muerte delante de sus ojos. Aunque todo se iba evaporando, aunque todo desapareciera ella sabía que siempre existirían lugares mejores, allí, desde el cielo, mandaba sonrisas a quienes la necesitaban, parecía un ángel pero no lo era, ella aparecía entre nubes y estrellas pero ella estaba para dar un poco de luz al mundo, sin embargo una de aquellas noches se dio cuenta de la realidad, nadie la necesitaba a ella para iluminar si no para regalar sentimientos a mucha gente que los había perdido.
Tenemos que salir de este pozo sin fondo que nos está llevando a lo más hondo  porque algún día habremos caído tan bajo que ya no nos podremos levantar.

 
 

lunes, 15 de abril de 2013

Tengo ese papel

Little things that just make us happy :)Quién sabe lo que habrá detrás de ese papel con un nombre y una dirección apuntada. Tal vez vaya a haber sonrisas o tal vez no sea lo esperado.
Las letras se entienden perfectamente y me pregunto cómo será tu caligrafía, que dicen que dice tanto de una persona. Me pregunto si nuestra amistad se formará rápidamente y si irá más allá, haciéndonos inseparables, como en las películas. Me pregunto qué te parecerá la futura foto que te mandaré y si seré como tú esperas que sea. Desearé el preguntar: ¿Ha llegado? ¿Ha llegado su carta? Y sobre todo, ansiaré oír un: sí.
De momento, tengo ese papel.

Tu abrazo

Simplemente estoy triste, ¿vale? Aunque tal vez creas que quiero estar sola, no es cierto. Si dejo que me veas llorar no es para que sufras, ni para hacerme la valiente ni que pases de mí. ¿Nunca te has parado a pensarlo? Tal vez me falte algo para sonreír. Tú eres la receta para mi sonrisa. Mis lágrimas pueden para de brotar de mis ojos, sólo quieren verte. ¿Por qué no vienes y me dices cosas bonitas, como yo ya hice una vez? Tú eres el único que puede darme algo de alegría en este día tan sombrío. ¿Por qué no me atraes hacia ti? Lo que necesito no es nada material ni superficial. Necesito un abrazo. Pero no un abrazo cualquiera.

Necesito tu abrazo.


domingo, 14 de abril de 2013

Se paralizó pero se volverá a reconstruir

La oscuridad se me tragaba poco a poco, era como un agujero negro que arrastraba todo a su paso, era un torbellino que solo tenía un único objetivo, su objetivo era tragarme a mí. Estaba flotando en una inmensa nube gris, parecía polvo o humo, no me enteraba del significado, no me enteraba del por qué. Parecía tragarse todo a su paso, parecía no tener sentimientos, nunca había dicho un perdón, tan solo sabía destruir. Me quede paralizada durante unos instantes, cuando cerré los ojos, en mi mente no aparecía la palabra miedo ni venganza, tan solo aparecía su nombre, escrito en mayúsculas, con un brillo inalcanzable, un nombre que guardaba mucho dolor, lágrimas pero sobre todo amor. Recordaba imágenes en mi cabeza, eran imágenes organizadas y recopiladas como en una película, éramos los dos, abrazados bajo la luz de la luna, sentados y apoyados el uno sobre el otro, sus brillantes ojos posados en el firmamento y en su mirada un mundo y un universo por descubrir. Aquel torbellino se había parado, me había dejado estancada en esa parte, jamás habría un final porque aquel torbellino tenía un significado. Era una historia de amor, que se había quedado paralizada, sin un final y el día en el que el torbellino vuelva a moverse, ese será el día en el que sus labios volverán a rozar los míos, el día en que su mirada sea inmensamente feliz y que juntos, podamos reconstruir todo el tiempo que perdimos.
NUNCA FLOTAREMOS EN UNA OSCURIDAD ETERNA, TAN SOLO VAGAREMOS POR ECONTRAR EL CAMINO CORRECTO, PERO A VECES LAS COSAS TAN SOLO SE QUEDAN EN EL AIRE, FLOTANDO Y EN UN MOMENTO SE PUEDE VOLVER A RECONSTRUIR TODO LO QUE UN DÍA SE PARALIZÓ.
 

jueves, 11 de abril de 2013

Quiero pensar que ha sido la lluvia la que me ha corrido el rímel

Chapoteo con mis tacones recién estrenados sobre el asfalto empapado. La lluvia de esta mañana ya había arreciado, al contrario de la que caía sobre mis mejillas ligeramente ruborizadas. A esas horas tan tempranas, nadie caminaba por las calles desiertas. Solo yo, mi taconeo y mis lágrimas. Hacía ya rato que corría a duras penas con el calzado justamente inadecuado, por lo que pronto encuentro un banco, con perfectas vistas a la playa y al mar, en el que me siento. Suspiro. ¿Cómo esperar que aquello iba a suceder? Pensaba que sería otro de los paseos para ver el amanecer que ya casi se habían hecho comunes. Busco a tientas en mi bolso un paquete de tabaco y el mechero que recuerdo que él se lo dejó en mi casa un viernes noche. Había oído que el tabaco eliminaba el estrés, ayudaba a evadirse del mundo, aunque en ese momento nada me importaba. Con la mano temblorosa hago que una pequeña llama alumbre mi mirada anegada en lágrimas. 
No queda apenas nada para que el sol aparezca entre las olas del mar, como bañado por ellas. Sin embargo, apenas me daba cuenta. El mundo se ha vuelto gris y ya ni una pizca de rosa quedaba, como había visto yo antes mi vida. Restos de maquillaje arruinado se resbala por mis pómulos, mis ojos parecen estallar por lo enrojecidos que están de tanto llorar. Y otra calada más de desesperación. Ya no podía confiar en los "para siempre", ya no eran mis amigos. Son una farsa que dice la gente que cree que existen pero que en el fondo saben que apenas hay uno entre cien. Expiro el humo para que la brisa marina se lo lleve lejos de allí. ¿Pero qué había sucedido? ¿Cuál era la razón por la que nuestra relación había desaparecido como la lluvia de la mañana anterior? ¿Por qué esta vida solo quiere romperme el corazón cuando ya está totalmente recuperado?
El sol parece empezar a alcanzar el cielo nublado. Pero yo solo quiero que vuelva la lluvia y pensar que ha sido ella la que me ha corrido el rímel. Lanzo al suelo el cigarrillo con rabia e impotencia, y lo piso. Y pienso que mi vida no ha sido muy distinta a la del cigarro que acabo de consumir. La diferencia es que a mí muchas veces me han hundido y he conseguido recomponerme lo más rápido que he podido. Me voy de allí a paso ligero. Aunque los pedazos de mi corazón se han quedado sentados en aquel banco al que volvería apenas el resto de días para recuperar un pedazo perdido.

lunes, 8 de abril de 2013


1, 2, 3... ¡Sonríe!
Capturemos ahora los momentos felices, tal vez pronto se acaben.


domingo, 7 de abril de 2013

¿Sabes por qué te quiero?

- ¿Sabes por qué te quiero?
- Nunca me lo has dicho.
- Bueno, podrías haberlo supuesto.
- Lo siento, si te soy sincero no me había parado a pensarlo.
- ¿Pero te importa?
- Claro, me importas. Y me importa lo que me quieras decir.
- Así que no lo vas a deducir.
- No soy ni la mitad de perfecto de lo que creías, no me voy a arriesgar.
- Para mí sí que eres perfecto.
Tumblr- ¿Sabes una cosa?
- ¿Ya sabes por qué te quiero?
- No, pero sé otra cosa. Nunca me vas a decepcionar.
- Eres diferente a todos los demás chicos que he conocido.
- Tú eres... Estás llena de cualidades que me gustan.
- ¿Como cuáles?
- Eres responsable.
- ¿Eso es lo que más te gusta de mí?
- Con una chica responsable, que no va de bar en bar ni de borrachera en borrachera se puede cumplir un para siempre.
- ¿Y si un día nos tenemos que separar porque te surge algo?
- Me lo saltaré.
- ¿Y cuando te vayas?
- No te olvidaré.
- ¿Ya sabes por qué te quiero?
- No.
- Porque me haces sentir todo lo que no soy, o lo que no he sido.
- ¿Como qué?
- Una princesa.
- Yo también te quiero.
Rojo: Él en la vida real.
Rosa: Yo en la vida real.
Negro: Imaginación.

miércoles, 3 de abril de 2013

Eran recuerdos

Huía de mis recuerdos, de los momentos más amargos de mi vida, que se habían atascado en mi memoria y ya no podían salir. Corría por el sendero lleno de ramas secas y puntiagudas, intentaba salir de allí, llegar a un lugar donde poder esconderme del mundo, sin miradas ajenas. Solo se oían mis pasos en aquel inmenso bosque, solo se oían los crujidos producidos por las hojas y ramas rotas. Los pájaros volaban en círculos en aquel cielo gris, tan solo se colaba la escasa luz por los altos pinos. Intentaba permanecer oculta, en un parte de aquel bosque, mis cabellos enredados y oscuros parecían intentar no mirar atrás. Se podían oír mis fuertes latidos, mis gotas de sudor recorriendo lentamente mis pómulos y mi frente. Sentía un tremendo cansancio, pero a lo lejos pude ver una casita hecha de madera, ocultada bajo un árbol lleno de animales. Todos salieron huyendo al verme, todos me dejaron sola. Me dejaron vía libre para entrar en la casa y cerrando un momento los ojos, imaginé ser la dueña de aquel bosque, con poder sobre todos.
Subí con lentitud los escalones, pero no tenía miedo tan solo quería encontrar el refugio para alejarme de mis pensamientos, para huir de mis penas y sentimientos. Quería un mundo de paz, lejos de otras voces, lejos de otras críticas que no fuesen las mías propias. La puerta de la casa estaba cerrada así que me senté a esperar, a descansar y me di cuenta de que en aquellas escalones había un libro de dibujo. Todo eran escenas románticas, todo eran besos y caricias de alguien perdidamente enamorado. Los trazos habían sido dibujados con delicadeza y pasión. Eran trazos realmente bonitos hechos con bastante pulso, sin embargo en las últimas páginas no era lo mismo. Todos los dibujos estaban trazados desordenados, se chocaban entre sí, hacían daño a la vista. Eran imágenes tristes pero parecían hechas por una persona muy diferente a la de antes, parecían dibujados por una persona enferma. No quise seguir mirando, todo se había vuelto negro y gris. Sentí ganas de desmayarme al pensar en aquellas horribles imágenes que se habían grabado en mi mente. Tenía las manos apoyadas en la cabeza y respiraba rápidamente. La puerta se había abierto sin darme cuenta, pensé que el viento la abría abierto, pero ni siquiera había viento. Pensé que podría haber sido algún animal ocultado en la casa pero no había ninguno, todos se habían ido. Nunca quise pensar que tras aquella puerta se encontraba oscuridad y una persona. Pero entré. Alguien me arrastró hacia dentro, alguien me empujo contra la pared, alguien me susurró unas palabras que no entendí, alguien me hizo daño, alguien me atrapó allí, alguien me dejo tirada en aquella casa, en la inmensa oscuridad, alguien me dibujó con rasgos duros y manchando todo el papel, alguien me mató por dentro, alguien hizo de mí un sucio recuerdo más.
Y ese alguien llevaba el nombre de MIS RECUERDOS.
 

lunes, 1 de abril de 2013

Sólo una copa de alcohol


El chico la miraba mientras se acercaba lenta y pausadamente. En otra ocasión habría corrido a abrazarla y besarla, tal vez hasta la hubiera levantado por los aires, pero esta vez decidió abstenerse de ello.
Tras uno, dos minutos que parecieron eternos a los dos jóvenes, se encontraron cara a cara. El chico encontró la fuerza para mantener la cabeza alta y mirar a la chica a los ojos, pero ésta prefería cerrarlos o mirar sus zapatillas a cada rato para huir de esa espantosa realidad.
- ¿Por qué?- es lo único que logra articular la chica. La chica del corazón roto.
- Iba borracho.
- Eres... ¡Un imbécil!-responde la chica con lágrimas en los ojos.
- Lo sé. Sé que no debería. Fue una noche, una copa...
- Y otra chica. Te emborrachas y luego te lías con cualquiera, no eras así.
- Crecemos y cambiamos, supongo.-respondió el chico, incómodo.
- ¿Sabes? Durante estos días, a pesar de todo, de la infidelidad, del amor, unas palabras se han pasado por mi mente todos los días. Todos.
- ¿Cuáles?-preguntó el chico que empezaba a pensar incluso en "te quiero mucho" o "te echo de menos".
La chica tragó saliva. Decidió que nadie la pisotearía, que ese no iba a ser el fin del mundo y respondió:
- Te voy a olvidar.
Tumblr_lv6x86lgwq1qb8ikqo1_500_large
 
 

Más fuerte de lo que crees


Las lagrimas ya no brotan de tus ojos con tanta facilidad, eres más fuerte de lo que crees.

Ya no te derrumbas con un simple problemilla, eres más fuerte de lo que crees.

Caminas sin temor y si te caes te levantas, eres más fuerte de lo que crees.

Si alguien te hiere aguantas las lagrimas, eres más fuerte de lo que crees.

Imagen DelightBC_YouDecide.png por lightnight123 - Photobucket
Soy más fuerte de lo que creo, siempre me había creído una persona sensible. Pero me he dado cuenta de que soy más fuerte de lo que creía. He visto que afronto problemas sin derrumbarme; aunque tenga ganas de llorar sonrio y pienso en positivo. Levántate y sonríe a tus problemas. Llegará un día en el que te darás cuenta de que eres muy fuerte. Piensa siempre en positivo, cree que lo mejor siempre pasará antes que lo peor y empieza a sonreir.

You never know how strong you are, until being strong, is the only choice you have.- Ánonimo