viernes, 29 de marzo de 2013

Fantasías encerradas en frascos

 Me encontraba sentada en un banco, en las afueras de la ciudad. Ya no se escuchaba el ruido de las fábricas, ni de los coches, ya no sentía el humo en mi garganta. Respiré hondo un par de veces, suspiré y miré al suelo. Allí no ocurría nada, todo estaba silencioso y con un olor de perfume que no sabía de donde podía venir, pensé que no había nadie más allí pero alguien se sentó a mi lado,  de sorpresa y sin esperármelo pero alguien había parecido. No pude sonreírle, no le conocía. Llevaba una camiseta multicolor y unos pantalones vaqueros, sentía que el mundo se me tragaba a su lado, pero él no me dijo nada, tan solo dejo un frasco vacío de cristal y se fue andando, por el camino de rosas. Me quedé otra vez sola, sin esperar ninguna respuesta a mis preguntas. No sabía qué había pasado. Me di cuenta de aquel frasco transparente que había dejado y entonces, comprendí todo. Lo cogí con las dos manos, con cuidado, sin producir apenas ruido y sin dejar de mirarle. Noté que dentro del frasco se movía algo. Acerqué mis ojos hacia él y lo vi. Había magia dentro de ahí, eran animales paseando entre hierbas, otros bebían y se bañaban en los charcos y en los lagos. Pude respirar la fragancia de cualquier perfume moderno, pude ver parejas escondidas detrás de varios arrecifes de coral. Cada esponja, cada persona y toda la magia flotaban en aquel mar de fantasía. Deseé estar allí, bajo todo tipo de especies y viviendo el amor verdadero, como muchas personas lo hacían, quise dejar de mirar. Mi ojos se empezaban a cansar pero no podía salir. Lo intenté pero no lo conseguí, entonces, noté cómo aquel chico que había dejado aquel frasco mágico, se acercaba hacia mí y pensé que quería salvarme o tal vez, darme alguna explicación pero lo único que hizo fue cogerme y lo comprendí todo. Ahora yo era aquel frasco que se encontraba posado en una de las rocas del mar y todo lo que podía ver era la realidad. Solo oí una voz en mi cabeza. Fue la última que oí y la única que pude sentir de verdad antes de que me petrificara y mi alma se quedara incrustada en aquel frasco mágico.
¿Acaso no era eso lo que querías, vivir lejos de la realidad, no querías un mundo de fantasía?
 

Todo fue quemado

 La oscuridad de la noche cubría mi rostro y mi cuerpo. Mis labios temblaban, mis pestañas se encontraban caídas y sin fuerza. Mis ojos ya no brillaban. Todo se sumía en un inmenso silencio del que me quería ir. Tan solo se oían las voces de algunos perros que ladraban mucho más lejos. Estaba viviendo detrás de una reja, no había nadie más que yo. Aquella sensación llevaba el nombre de soledad. Sentía punzadas en mi pecho y mi corazón palpitaba rápidamente, sin descanso. Tampoco había luz, me sentía ciega, no veía nada. Delante mío había unas rejas que se movían lentamente y produciendo chirridos que me producían escalofríos, estaba completamente encerrada. No había salida, ya nada era multicolor, la vida se había convertido en un pozo sin fondo. La vida ya no era tan bonita como antes, ya no existían las verdades. Había vivido en una mentira. Todo el tiempo. Ahora me despierto con la nueva vida  y tan solo veo el mundo con soledad, oscuridad y desamores. Ya nada vale la pena, no se puede confiar en alguien para siempre. Hay que andar lentamente y con cuidado dejando que las personas te demuestren su valor con hechos, no con palabras. Muchas veces nos dijeron te quiero cuando nunca fue verdadero. Siempre nos prometieron ilusiones que nunca se cumplieron,  nos dedicaron miles de piropos que nunca nos convencieron. Tras aquel mundo paralelo en el que había vivido pensé en dejarme caer, pero sabía que la vida es larga. Que los peores momentos no viven para siempre. Me agarré bien fuerte a sus brazos y quemé los recuerdos amargos y pesados del pasado. Me acerqué lentamente y posé mis manos junto al fuego, las llamas no me quemaban, me producían calor y se convertían en brillos de diferentes colores, pero en aquella hoguera, el calor se extendía por cada recuerdo, lo aplastaba y lo quemaba por dentro hasta que solo se encontraron las cenizas esparcidas por el suelo, aquel olor característico de lo que nunca se podría volver a recuperar inundaba la habitación que también ardía en llamas. Había esparcido el fuego por todo, ahora él era quien tenía el poder. Recorría a grandes zancadas la habitación entera y yo colocada en el centro de ella, aun podía respirar. Quería que todos los recuerdos se esfumaran y aquella habitación estaba llena de esos recuerdos. Ante mis ojos, contemplaba la manera en la que se deshacían con lentitud. Antes de que el fuego llegara hasta mí, pude encontrar la puerta de salida y cuando el fuego derrumbó lo que quedaba sin quemar, abrí la puerta y dije un adiós a todos aquellos momentos que jamás podrían recuperarse pero no querían recordarse.
No se puede vivir encerrada en un pasado
 
 

martes, 26 de marzo de 2013

I may remember a smile

Recuerdo cuando las sonrisas iluminaban las caras como si fueran el mismísimo Sol. Recuerdo cuando corría todo lo rápido que podía aunque sabía que iba a acabar abrazando con dolor a una columna. Recuerdo cuando mi pequeña nariz olía chocolate y alegría. Recuerdo cuando el mayor enfado duraba un día y la peor de las guerras dos. Recuerdo cuando el tiempo no pasaba ni deprisa ni despacio y quería ser mayor. Recuerdo cuando me imaginaba en diferentes trabajos, pero siempre feliz. Recuerdo cuando el mayor miedo era que te alcanzase la pelota de los mayores o preguntarle cualquier cosa a uno de éstos. Recuerdo cuando hacía tanta fuerza con el lápiz para intentar dar seguridad a mis letras infantiles. Recuerdo cuando para las profesoras más mayores y con rostros amables todas éramos princesas. Recuerdo cómo ver una película era el mejor regalo posible. Recuerdo abrazar a alguien de mi familia cuando en la televisión ponían algo que me daba miedo. Recuerdo cuando todos eran viejos y yo nunca sería así, pero sí crecería. Recuerdo cuando me escondía al ver a un borracho o a alguien con un animal muy grande.
?????? ???, baby, baby girl, beautiful, begirada, black and white - inspiring picture on Favim.com
De ahora mismo no sé qué recordaré en un futuro que veo mucho más cercano.
Tal vez recuerde tardes llorando entre las sábanas, canciones a cada cual más triste, que escribía todo lo que no me atrevía a decir, que quería cambiar sin saber cómo, que era demasiado tímida, que cobré el precio por crecer demasiado rápido, que lo que antes no importaba ahora significaba mucho en mi vida, que nunca elegía bien en el amor, las horas estudiando mientras se oía de fondo mi serie favorita, mi manera de aislarme en una de éstas para olvidar el día a día o algún libro que me enseñó algo pero que seguro que cogí para llorar mis penas con las historias de otros. Y, quizá, pueda recordar también una sonrisa.
scale.php (320×240)

El significado de la palabra "corazón"

Corazón (Según un diccionario): Órgano de naturaleza muscular, común a todos los vertebrados y a muchos invertebrados, que actúa como impulsor de la sangre y que en el hombre está situado en la cavidad torácica.

Corazón (Según mi punto de vista): Extraña cosa indefinida que, por mucho que lo intente nunca voy a llegar a comprender. Eso que hace que cuando estés cerca no pueda respirar y me ponga muy nerviosa. También te hace sufrir fuertes palpitaciones. Y cuando te alejas, parece que deja de palpitar, que me ahoga y se me encoge, se me rompe en mil pedacitos imposibles de recoger. 

Eso es un corazón. No está sujeto a las leyes, es totalmente libre y hace lo que quiere, tenga o no consecuencias.

Para nuestro corazón hay múltiples infinitos significados.


¿Qué significa para ti la palabra "corazón"?

domingo, 24 de marzo de 2013

Encontré una carta, era la tuya

En aquel buzón encontré una carta, la tuya.
Dejaste una carta llena de recuerdos en mi buzón, tenía tu aroma, tu preciosa mirada, tu sonrisa escondida y tus palabras mudas. La acaricié durante varios minutos hasta que me vi preparada para abrirla pero no pude hacerlo. El sobre estaba roto, aquella carta tan deseada se había esfumado, ya no estaba. Pero ese día, no me di por vencida, quise ir en busca de lo que me pertenecía, quise saber la verdad de todos nuestros besos y caricias. Me puse la ropa que llevé en nuestra primera cita, quería revivir el momento. Enfundada en aquella ropa salí a la calle, aferrándome al único deseo que me quedaba, tu carta. Era la tuya. La lluvia ya empezaba a recorrer las calles, ya todo se volvía gris, ya nada tenía color. Pisaba los charcos, cada vez lo hacía con más fuerza hasta que el miedo me atrapó por completo. Esa carta había sido perdida, al igual que te había perdido a ti. Para siempre. Aquella tarde bajo la pálida luz del sol, bajo las nubes grises y algún que otro pájaro. Me senté en la acera, esperando a que alguien apareciese. Con sus recuerdos en mi mente, reviviendo aquellos momentos, sentí escalofríos y supe que ya no había nada que hacer. Volví a casa, sin paraguas. Mojada y húmeda por todos lados. Otra vez, pasé por aquel buzón vacío pero lo que yo no descubrí fue que la carta sobresalía de una de las esquinas. Nunca se perdió. Pero yo sí que te perdí, ya no me quedaron tus recuerdos, tan solo me quedaron historias llenas de nostalgia que una tarde de invierno pude contarle a aquel nuevo chico del que me había enamorado. Ahora, me parecía una pérdida de tiempo recordar aquel amor pasado pero en aquel momento, cuando ocurrió, sentí que me caía en un pozo sin fondo y encerrada en aquel chico supe que nunca lo superaría. Por mucho que intentase ocultarlo, él ya no estaba. Aquel primer chico que se me había clavado en el corazón, ya no podría salir de él, por mucho que que lo intentase y por mucho que fingiese que sí que estaba fuera, que tan solo era un simple recuerdo sin importancia, en realidad era mucho más, él ya no podría salir de mi corazón. Nunca.
Años más tarde recogí esa carta, tu carta.
NUNCA DIGAS UN FIN A NADA, NUNCA PIENSES QUE HABRÁ UN FINAL, NUNCA DEJES ESCAPAR A NADIE, NUNCA OLVIDES QUE TE AMÉ, Y QUE AL IGUAL QUE TÚ, YO TAMBIÉN RECUERDO LO QUE FUIMOS AQUELLOS MESES. ERAMOS MÁS QUE TÚ Y YO, ERAMOS ILUSIONES Y SUEÑOS. PERO NUNCA DEJAMOS DE SER SIMPLES ADOLESCENTES QUE SE AFERRARON A LO QUE TENÍAN, PERO NUNCA DUDES QUE ESTO AUN NO HA ACABADO, PUES NINGUNO HA DICHO UN FIN. Y NUNCA LO DIGAS, TAN SOLO DEJA PASARLO. A MÍ TAMBIÉN SE ME CLAVÓ TU AMOR Y CUANDO RECIBAS ESTO, NO SÉ SI YA TE HABRÁS OLVIDADO, PERO QUIERO QUE ME RECUERDES . EN ESTA CARTA NO HAY NINGUNA MENTIRA, FUISTE TÚ. NO RESPONDAS, NUNCA LO HAGAS. EL VIENTO SE LLEVARA ESTAS PALABRAS PERO TÚ LAS RECOGERÁS ANTES DE QUE SE VAYAN Y LIGERAMENTE SE TE CLAVARÁN EN EL CORAZÓN, ESTE ESCRITO SERÁ LA PRUEBA DE QUE NUNCA SE ACABÓ Y A DÍA DE HOY, AUN NO LO HA HECHO. MIRA ATRÁS PERO SIGUE ADELANTE.

 

LA PERSONA QUE NUNCA OLVIDASTE.

 
Agarré con fuerza aquella carta y como él me dijo, me las clavé en el corazón, con una pluma empecé a escribir, en el pecho y aquellas palabras que él escribió se quedaron marcadas para siempre, en ese lado del cuerpo, en el corazón.
 
 

La próxima caída

day fifty-one. on Flickr - Photo Sharing!Ya me estoy empezando a caer para la próxima vez... Para que la caída sea lenta y no rápida y dolorosa. No quiero que me destruya por dentro, no quiero que mi mente vuelva a ausentarse durante tanto tiempo permitiéndome solo escuchar a mi desordenado corazón. Quiero verte aquí, a mi lado, acercándote poco a poco para darme un tímido beso. No sé cuándo te volveré a ver, pero sobre todo no sé qué pensarás de mí. Creo que me crees otra persona, creo que no te va a gustar mi persona, los cambios que la vida me ha hecho desde la última vez que me viste. Miro la pantalla del móvil, los últimos mensajes, y siento una punzada en el corazón. Intento imaginar dónde estás, pero solo alcanzo a imaginar que es más lejos que cerca y me empiezo a derrumbar.
No quiero caer de prisa, quiero caer lentamente, quiero estar preparada, quiero superarlo facilmente. Pero nunca se tiene lo que se quiere. Y aunque lo pareciese, no te tengo a ti.

sábado, 23 de marzo de 2013

Tu chica ideal

Hola. Sí, soy yo, esa chica con la que te sentaste en el autobús por casualidad. Tal vez pensaste que el asiento estaba vacío, y no precisamente porque aquel día no fuera vestida para la ocasión. Quería decirte que desde aquel día no pude olvidarme de tu mirada. ¿Tú te acuerdas de la mía? Una pregunta, esa chica con la que te vi ayer, ¿quién era? ¿Tú chica ideal? Tu chica perfecta no necesita llevar un corto vestidito para ser guapa, le basta con llevar su sonrisa. La chica de tus sueños no tiene por qué llevar tacones y enseñar pierna, puede cubrírselas con unos vaquero y llevar unas cómodas deportivas. ¿Te conquista más una chica bailando bajo las luces y la música ruidosa de una discoteca, o aquella que baile sobre las hojas otoñales con el suave repiqueteo de la lluvia? Y ahora que te lo estoy diciendo, ¿crees que podría entrar en tu definición de "tu chica ideal"?

Entre libros y palabras, también me encontré con música

Mi cuerpo se encontraba totalmente recto, mi espalda se apoyaba en la suya, mis manos lograban llegar a tocar el cielo, mis cabellos rozaban los suyos con delicadeza. Flotaba en una nube, con él a mi lado, con sus ropajes masculinos y con sus ojos avellana, sentía total inseguridad, no conseguía tranquilizarme. Mis nervios empezaron a recorrer todo mi cuerpo, aquella figura tan recta que siempre me caracterizaba había empezado a flojear, todo había empezado a temblar. Todo podía derrumbarse en aquel momento, aquella forma blanquecina parecida a una nube me tragaba por momentos, me hacía sentir mil sensaciones, pero él seguía igual de rígido. Entonces noté aquellos pájaros llenos de letras, que flotaban por el mundo regalando sueños. Sentí la mirada de uno de ellos en mi nuca, y me acerqué a él. Le ofrecí mi mano y me agarré con suavidad a sus páginas, surcábamos todos los lugares a los que nunca había podido ir, subíamos y bajábamos montañas y universos. En ese momento, me sentí completamente segura de mí misma, con un poder sobre todos los personajes que se habían adentrado en mi vida, estaba flotando entre palabras, no entre nubes. Había sentido cómo las palabras se me habían tragado. Y tal vez fue por eso, por lo que  desapareció. Él ya no estaba allí, él no sentía las ganas de poder adentrarse en otro mundo. Aunque  tal vez sí que lo hiciera. Mientras surcaba los cielos con aquel libro que me había acompañado, noté la presencia de otra cosa muy poderosa. Eran también palabras, que salían de una voz femenina, eran palabras cantadas con un sentimiento que las acompañaba, era música. No podía parar de escucharla, era mágica, se adentraba en cada rincón de mi cuerpo, no me producía rasguños, tan solo producía sentimientos, era poderosa y en ese momento, puede que alguien pensase que estaba sufriendo, pero  me liberé por completo, mis lágrimas se desparramaron por mis ojos como cascadas cristalinas y volví a notar su presencia. Me miraba desde lo más lejos, recorría mi cuerpo y antes de que pudiese escapar, me agarró con fuerza y volví a adentrarme en otro mundo de letras, otra vez me había agarrado con fuerza para no dejarme escapar, otra vez había vuelto a hacerme leer sin parar pues otro mundo nuevo había aparecido y tenía que adentrarme en él para comprender otra historia más en un mundo de papel.

Flotando entre palabras
 
 


¿Dónde está?

Las puertas se van cerrando, una a una. Poco a poco, la vida se va quedando sin luz, sin ninguna puerta abierta que permita a la luz del día iluminarlo todo.
Lo que parecía una nueva puerta abierta está a punto de cerrarse y tengo miedo de dejarme los dedos dentro, de que la puerta los aplaste al cerrarse haciéndome daño de nuevo.
your irresistible eyes | via TumblrOtra puerta que había intentado mantener cerrada en mi interior se ha vuelto a abrir, dejando salir todo lo negro que había en ella. Nadie más lo ve, nadie que no sea yo puede comprender como me siento, lo frustrante que aguantarlo todos los días.
En las más optimistas leyendas he oído algo sobre la puerta de la felicidad. ¿Es verdad que existe? ¿Es verdad que mis problemas pueden desaparecer? Yo creo que en realidad todo es una farsa. A lo que denominan alegría es al espacio de tiempo en el que aún no ves el siguiente problema que se te va a venir encima, desarmando todo tu mundo.
En un segundo puedo estar bien y al segundo ya estoy mal. No lo he pensado, lo he sentido, este es el momento de cambiar. Tal vez no sea mañana, tal vez no sea pasado, pero algún día habré cambiado y ninguno recordaréis estas palabras. Mientras algunos miran, otros me seguirán en el camino.
Solo espero que esta vez funcione. Porque quiero descubrir la leyenda de la puerta de la felicidad. Dime, querido lector si tú lo sabes... ¿Dónde está?

viernes, 22 de marzo de 2013

Lo que de verdad importa, lleva su tiempo

Una noche como tantas, con sus árboles sonrientes en dirección a la luna, con los pájaros silenciosos posados en algún árbol y miles de sonrisas en dirección a quien les atraía de verdad. Cientos de adolescentes bailaban al son de la música de aquella casa, todos, menos dos. Esos don andaban perdidos por el lugar, vagaban por la noche sin saber a donde dirigirse. Sin saber por qué.

ELLOS NO SE ABURRÍAN, SE QUERÍAN ALEJAR DE AQUEL ENSORDECEDOR RUIDO QUE TANTO HABÍAN ESCUCHADO EN SUS VIDAS.

Nunca huyes de dónde te pertenece estar

  Querían encontrarse inesperadamente, chocándose con un árbol, pero no de una manera cualquiera.

Ellos querían andar tranquilamente por los senderos, con las manos en los bolsillos, sin molestar. Querían apartar las miles de ramas de los árboles para que no les taparan el paso y en una de aquellas ramas encontrarse ,de sorpresa.

Querían volver a encontrar a aquella persona que les había hecho felices en sus días, pero lo que de verdad no sabían era que no necesitaban amores antiguos para sentirse enteros.

Ellos necesitaban recuerdos nuevos, recuerdos que permanecerán en su mente como tantos otros, pero algo cambiará. Aquellos recuerdos habrán aparecido en su mente como nunca más lo habían hecho.

Pues aquellos recuerdos eran los que de verdad habían sido vividos.

"LOS MOMENTOS QUE MÁS SE VIVEN SON LOS QUE DE VERDAD MERECEN LA PENA RECORDARLOS"

Aquellos dos que se sentían solos esa noche de invierno, no se encontraron. Sus caminos nunca se cruzaron pero eso significó que su deber era ir con los demás, dejar de sentirse solos en el mundo, dejar de pensar cuándo llegara el momento en el que de verdad ocurrirá, aquel beso esperado.

Aquella princesa o príncipe

¿Cuándo llegarán?

Deja de suspirar por esos momentos, deja de preocuparte por esos momentos, deja de pensar en ellos porque todo ocurrirá en el momento indicado, por eso, olvídate. Todo ocurrirá de repente, cuando menos lo esperes. Tan solo tenemos que saber esperar al tiempo.


 


¿Entonces?

Te encuentras una carta en tu buzón, especialmente dirigida a ti, cosa que no suele pasar a menudo. No lleva ni sello ni dirección. La abres, curiosa. Desprende un olor dulzón y frutal. Abres el sobre. Dentro hay escrito el nombre de una calle y un Te Quiero, y dibujado un corazón. <<¿Será el chico que me gusta?>> Con las ilusiones en una mano y el sobre en la otra, te diriges a la calle escrita, emocionada.
Y entonces llegas. Está todo desierto <<¿Llegará tarde?>> Escuchas unas risas tras un árbol de ramas caídas. Te acercas a mirar, y descubres allí a tus amigos, gritándote "¡Inocente!", como si de ese día se tratara. Te alejas molesta: <<¿Y mi amor?>> Lanzas la carta al viento, frustrada por la broma de mal gusto.

Entonces, ¿a quién podemos creer?



Estáis sentadas en un banco, como todas las tardes desde aquel día de verano en el que os habíais echo amigas. Era tu compañera de locuras, tu amiga del alma. La llave de tu caja de secretos. Era imposible resistirte a contarle un secreto. Y esa tarde, por fin le revelaste el amor de tus sueños, aquel al que aspirabas. Aquel por el que no te rendías en los malos momentos.
Y a la mañana siguiente, él sabe lo que sientes. Sabe que le querías desde tiempos inmemoriales, que siempre le observabas de reojo en las clases y todos aquellos pequeños detalles que pasaban desapercibidos para todo el mundo, excepto para ti.

Entonces, ¿en quién podemos confiar?
Te mira con esa ternura indescriptible desde el otro lado de la habitación. Te hace sentir especial. Te dice que te quiere, que te ama con locura, la locura más loca que existe, y que nunca te dejará de querer. Entonces, te besa. Y tú te enamoras de él más que antes, hasta límites inexistentes hasta ese momento.
Y meses más tarde, se marcha. Se olvida de ti y te deja con el corazón roto, el rímel corrido por las lágrimas inagotables y todos esos besos que hasta ese momento habían sido de ambos, pero que ahora solo existían en tu mente. Y que jamás olvidarías. Te acuerdas de aquel juramento de amor eterno en aquella noche de invierno.

Entonces, ¿a quién podemos querer?

jueves, 21 de marzo de 2013

Encerrada en mi misma

He cambiado y he dejado de ser aquella niña inocente que rompía a llorar cuando perdía algo, ahora no me gusta llorar delante de la gente. No soy muy popular por lo que todo el mundo no me sigue. Me quedo callada en los momentos en los que no sé que decir y suelo escuchar a la gente sin producir ningún sonido.
Aunque un dolor muy fuerte invada mi cuerpo nadie se entera.                                       

shattered dreams


Puedo parecer feliz, pero no estarlo, puedo parecer eufórica y tener ganas de llorar. Tengo más problemas de los que la gente cree, puede que piensen que tengo pocos porque cuando estoy con gente actuo normal. 
No soy perfecta, solo soy una persona más en esta esfera a la que llamamos mundo. Siempre no estoy triste, a veces estoy feliz,  otras veces lo intento parecer. Mis amigas dicen de mis bromas tontas, del país que tanto me gusta y al que espero ir, todo eso son ratos en los que estoy feliz o me intento convencer a mi misma. A veces me gustaría cambiar mi vida, volver a nacer. Muchas cosas me hacen feliz, mis amigos, mi familia, etc...
Lo reconozco a veces soy feliz, pero otras veces estoy muy triste.
Angelics

Hola, Soledad

526666_319600148106524_2055350806_n_large
-Hola, Soledad.
+¿Por qué vienes ha hacerme compañía?
-Bueno... Creí que necesitabas una amiga.

miércoles, 20 de marzo de 2013

Y la princesa se hundió

Mirara a donde mirara, ya nada tenía sentido. Todo su mundo, que ya pendía de un alfiler desde hacía tiempo había cedido para caer al vacío. Los palacios se hundían por su propio peso, su vestido estaba más marrón y negro que rosado y su príncipe parecía haberse fugado.
Rapunzel.Character.jpg - MediaFireNo había ni rastro de aquellas que fueron para ella más que princesas reinas y tampoco quería saber nada de ellas en una temporada. No les echaba la culpa de lo que había pasado, pero la princesa había crecido.
Ya no era la niña de cabellos rubios que correteaba por el mundo sin tener idea de nada. Ahora andaba erguida y firme, consciente de que nadie se giraría a mirarla. Se solía derrumbar, pero no a la vista. Se solía imaginar qué pensaría la gente si la viera así, tirada en el suelo y sin ningún deseo al que aferrarse. Ahora estaba así. Y todos lo sabían.
La princesa se hundió. Su cara enrojeció y su cuerpo se metió entre unas sábanas desordenadas al volumen de la música más triste que encontró. Estaba perdida. Perdida y sin saber qué hacer.

Lovely phrases

66787_572821119401247_774373001_n_large
Sueñan sirenas, silban serenas.
Taylor1_large
Princesa encantada
cantando dulces baladas.
Príncipe soñado caminando,
 compañía de hadas.
385723_460314273983029_213380882009704_1947250_235562405_n_large
Algodonosas nubes
tapando el cálido sol,
augurando húmeda lluvia
sobre el viejo torreón.
Tumblr_l5cq1re5mh1qc9dyfo1_500_large
Dulce tu mirada,
dulce tu sonrisa,
dulce tu caricia,
dulce tu amor.
Tumblr_lt18mi0qwv1qa4asao1_500_large
Las nubes en el cielo,
las flores en el suelo,
los besos al viento,
los pájaros al vuelo.
Tumblr_lydqx7wc3h1qld0x4o1_500_large
Descansando en el alto árbol, fría escarcha.
Tumblr_mgjc94dfxr1qmk3n9o1_400_large
Día oscuro,
noche clara.
4010190438_6f43281f75_large
Lloro a la alegría y sonrío a la tristeza.
Tumblr_l8eirjra9d1qdxqnho1_500_large
Lágrimas en las mejillas,
como lluvia en la arena.
Tumblr_kqtmtach4t1qa2g5oo1_r1_500_large
Mundos de papel,
personas de letras.
Tumblr_mhydrqvpkg1s4sq6to1_500_large
Mundo pacífico,
sin pistolas ni rifles,
donde todos sonríen.
Tumblr_mgah61lx2w1rau4nzo1_400_large
La Luna sonríe,
mientras el Sol la abraza,
esperando a que le mire.
Tumblr_m6lhrvb49h1r60zhwo1_500_large
Mil cometas volaban,
por un cielo infinito.
*Todas estas estrofas, pequeños poemas, han sido creados únicamente por nosotras*